Las personas tóxicas.

¿Quién no se ha cruzado alguna vez en su vida con esas personas que notas que te consumen la energía?

No sé si será algo educacional, una inexistente maduración emocional o símplemente es que siempre han sido así y les gusta.
Los que me he ido encontrando a lo largo de mi vida, por norma general, suelen ser personas egoístas y bastante egocéntricas, sin ningún tipo de empatía ni respeto.
Allá donde van generan mal ambiente, son como un veneno, que poco a poco va consumiéndote.
Siempre tienen que ser el centro de atención (para bien o para mal), cualquier cosa que digas ellos/as te dirán que lo suyo más. ¿Has tenido un día malo? Ellos/as peor.
¿Sabes hacer algo? Ellos/as lo hacen más y mejor.
Acaban agotando, ya bien sea emocionalmente o… la paciencia.
Suelen regodearse en sus desgracias y utilizarlas como arma para conseguir lo que desean de los demás, bien sea “vomitarles” sus problemas o usarlas en su beneficio para favores.
No te queda otro remedio que tener una paciencia infinita o, directamente, mandarlos a escaparrar.

Sea cual sea la decisión que tomes, recuerda:
Nada es para siempre, todo es temporal…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *